Próximo Evento “En Costas Lejanas”

Fechas: 4 al 6 de Septiembre de 2015.
Lugar: Campamento Rio Grande (Quesa, Valencia)
Precio: 60€ (posibilidad de dos pagos de 30€)
Tipo de evento: Juego 24h de inmersión.
Alojamiento: Tiendas de campaña ambientadas.
Comida: Comida incluida (dentro de juego).

Información ampliada:

Info
Info

Alojamiento
Alojamiento

Comida
Comida

Inscripciones
Inscripción

Sinopsis:

Velada. Una hacienda en suelo caribeño. Un pedazo de tierra colonial.

Sólidas costumbres, que mantienen el modo de vida europeo, adaptado a golpe de realidad a las tierras fronterizas. El Caribe es bello pero letal, el calor agobia, pero lo que mata es la humedad. La piel luce brillante, las frentes dejan surcos de agua y el cuerpo pegajoso de aire caribeño. Las magnolias florecen en el jardín. Los jornaleros cantan mientras trabajan en los campos. La imagen es idílica. La realidad no lo es. Las cinturas portan machetes. Las espaldas, correas con rifles.  Seguir leyendo En Costas Lejanas: Información rápida

Jamestown

Temas de actualidad en tabernas y colmados

Existen muchas páginas donde podéis encontrar información de la época. Wikipedia, páginas de universidades,  pero realmente ¿Qué está pasando en 1715? ¿Puedes ir a la horca por insultar al rey nuestro señor en la calle? ¿Qué diferencias hay entre un siervo y un esclavo? Vamos a intentar resumir la situación como si entrarais en una taberna de la época a preguntar.

El mundo gira alrededor de la vieja Europa y sus gobernantes. Es importante saber los nombres de los reyes que gobiernan, no a modo de clase de historia, sino para hacer chanzas, llamarles maricones o cagarse en la madre del monarca de la nación enemiga o recién enemiga.

Las colonias están muy lejos de cualquier parte, la gente de allí siente que le importa una higa a sus regidores, y realmente tienen razón, les importan los impuestos que cobran a final del año, para colmo, hay colonias de primer, segundo y tercer orden (adivinad dónde están Bahamas y Jamaica) y algunas condiciones de la ley se relajan un poco, otras en demasía. Pero pueden ponerse en funcionamiento en cualquier momento, aunque es frecuente la corrupción, los sobornos y las situaciones de ilegalidad intolerable, incluyendo  voces que se alzan contra ello llamando al temor de Dios y la justicia del Rey.

El viejo mundo comienza una nueva etapa tras los tratados de Utrecht y la guerra de Sucesión Española han dado lugar a un nuevo tablero de alianzas, nuevas rencillas que se unen a las antiguas, y claro, eso se traspasa a la población en general, ingleses y españoles se tienen un asco que no se pueden ver. Felipe de Borbón ahora es rey de España, el nieto de Luis XIV de Francia, el Rey Sol (que se ha muerto el 1 de septiembre y en Velada ni nos hemos enterado, por lo que será el rey a todos los efectos para insultos y burlas). Los franceses han puesto un bobón (sí, el chiste viene de antiguo, podéis utilizarlo) en el trono de España.

El pueblo llano entiende que los ingleses querían al austriaco, que han sido vencidos en la guerra y bla bla. Es difícil entender que la concesión de la corona española ha nacido de intereses comerciales, geográficos y estratégicos en los despachos de los diplomáticos.

Una inyección de dinero hubiese venido muy bien a las maltrechas arcas españolas (cómo nos suena eso, ¿eh?). Pero como la Divina Providencia así lo ha querido, Dios nuestro Señor castiga a los españoles con la pérdida de la flota general de las Indias frente a las costas de Florida por causa de una tormenta. Once navíos al fondo del mar y ni un penique en las arcas de los corsarios de los ingleses, que dicho sea de paso, tienen prohibido atacar barcos españoles desde la firma del tratado.

En los Países Bajos hay montado un jaleo de cuidado para ver quién manda, que si un estatuder de la casa Orange, que si su hijo. A la mierda. Todo el mundo sabe que ahí maneja el cotarro la Compañía de las Indias, a los ministros, a los secretarios y a su madre. Sobre Rusia, dicen que existe, que hace mucho frío y que allí no hay nada, no se suele saber qué pasa allí. Y a nadie le importa.

La reina Ana de Inglaterra ha muerto el año pasado. Jorge I de Hannover ha llegado al trono, y ha traído a Londres algunas costumbres alemanas que los ingleses no comprenden. Desde la creación del Reino Unido en 1707, Escocia es uno con su vecino del sur, y eso no convence al pueblo, mucho menos tras el ascenso del príncipe alemán, apoyan al hermano católico de la reina Ana, Jacobo Estuardo, que según dicen los rumores, se va a levantar en armas contra la corona, echando a los alemanes.

Esta situación ha llegado bien cerca de Velada, pues el gobernador de Jamaica, Kenneth Williams ha sido condenado a la horca hace unos meses por sus supuestas simpatías jacobitas. Sí, “supuestas” pues ¿cómo os creíais que funciona la ley en estos tiempos? Si alguien es encontrado por la calle embozado de noche, es susceptible de estar cometiendo un crimen: horca. Si se encuentran pruebas evidentes de felonía: horca. Piratería contra súbditos ingleses empleando la violencia: horca. Convivir un mes con gitanos: horca. Cocinar usando perro, rata o gato: horca. Así actúa el llamado Código Sangriento. Olvidaos de la presunción de inocencia, o de que se enjuicie de forma diferente a niños y adultos, eso es un concepto demasiado moderno. Grabad esta máxima en la cabeza. “Eres culpable hasta que se demuestra lo contrario” Y ni eso, pues fiarse de la justicia del hombre es de necios, que dicen. En los crímenes punibles con la muerte, el acusado ni siquiera tiene derecho a declarar si el magistrado no lo solicita específicamente.

Y si eres esclavo, mucho peor, derechos, ninguno, ni siquiera el de vida. Su vida pertenece al amo. Sí es verdad, han surgido voces en su contra, pero casi nadie las escucha, abolicionistas, le dicen, siempre ha habido esclavos y siempre los habrá, porque para algo deben servir los negros, carajo.

Y digo esto, porque la justicia en Velada corre a cargo del magistrado local, que no es otro que Lord Robert Forester.

En los últimos meses han pasado muchas cosas, pero aún se comenta en la taberna el eclipse del pasado mayo. Muchas personas temerosas de Dios se pasaron el día rezando porque no fuera una señal del fin de los tiempos. Y es que hay mucha superstición en la época, y muchos negros de esos africanos creen en espíritus del mal, magia negra y esas cosas. Los verdaderos caballeros desdeñan esas tonterías y confían en las leyes de Dios y del Rey, aunque dicen las malas lenguas que no son tan virtuosos como se dice y se les puede ver jugando al ancla y la corona (de dados) o al whist al brag (de cartas), de la misma que frecuentando lugares de mal vivir y mujeres de mala fama, pero todo con mucha discreción. Con respecto a eso, los lugares civilizados siempre han tenido, y esas cosas, todo se sabe, que no se les va a negar la entrada a una iglesia a esas mujerzuelas, pero nada de tener tratos  amistosos ni de dejarles ropa para sus necesidades.

Y luego, siempre están los típicos chismorreos de aldea, que si una mujer le ha pegado a su marido con el atizador de la chimenea, que si ese se acuesta con la mujer de aquel, que si aquella se casó ya en estado… pero de todo esto ni una palabra, que luego todo se sabe, no vayan a decir de que soy una chismosa.

“Don’t teach your grandmother to suck eggs.” - Viejo proverbio inglés. Anónimo

apush-benchmark-review-oct-19-2011-7-728

La religión en Europa en el siglo XVIII

Vamos a intentar resumir un poco el estado de la religión y la fe en el siglo XVIII a grandes rasgos.

En Europa, en su conjunto, es una época de bastante convulsión religiosa.

En 1702 estalla la guerra de sucesión española, que a su vez es una guerra entre naciones católicas (España, Francia) y naciones no-católicas. (Reino de Inglaterra y Escocia, Países Bajos, etc), que apoyan a uno y otro candidatos por distintos motivos, uno de ellos el religioso. Pero esto no afecta demasiado a las confesiones locales de las personas nacidas en uno y otros lugares.

Vamos a intentar centrarnos en las religiones y confesiones más probables por parte de cada país o región  de los personajes de la partida, con el objetivo de que podáis elegir la confesión más adecuada, si habéis nacido entre 1665 y 1715. Evidentemente, salvo impedimentos legales o ambientales, tales como la Inquisición o la reforma escocesa.

El cómo vivir la religión esta época es diferente de nuestros días, decisión de cada uno es si sigue las normas y doctrinas, pero hay que tener en cuenta que las tres ramas del cristianismo mayoritarias en la partida están muy politizadas y los conflictos con este telón de fondo todavía se mantienen.

En primer lugar, y por número de jugadores en partida, nuestra primera parada es Inglaterra,  donde la opción religiosa más extendida es el anglicanismo, creada cuando  en 1536, el rey Enrique VIII se declaró líder de la Iglesia rompiendo con el papa de Roma, provocando  el gran cisma inglés. Sin embargo, hasta la caída de los Stuart, a los católicos se les toleraba con desdén, dado que entre otras cosas, católicos protagonizaron el incidente de la pólvora (Guy Fawkes). Con la gloriosa revolución de 1688 se apretaron mucho las tuercas a los católicos, tanto que muchos emigraron a países de corte más adecuado a sus intereses, o a las colonias, o directamente, abandonaron las prácticas católicas en favor de las anglicanas.

Es esta época (1688 en adelante) la que ve el menor número de católicos en el Reino Unido, tanto en Escocia como en Inglaterra. Tal era su situación que durante el siglo XVIII,  Roma consideraba toda la isla como una misión, como pudieran ser las Américas u otras zonas del mundo.

La Iglesia anglicana, sin embargo, es la predominante en el culto durante esta época. Siendo como son, un cisma de la católica, conservan bastantes conceptos de ésta todavía.

Un practicante anglicano se comporta  temeroso de Dios y del Infierno, que es muy común  por parte de todos los clérigos amenazar con todo eso. Va a la celebración religiosa los domingos,  se confiesa y comulga, que es lo importante, cumplen los sacramentos, pero la gran diferencia es que oyen la palabra de Dios en su idioma, el inglés. Se reza a los santos (Y a la Virgen, al contrario que otras confesiones protestantes, de hecho, los anglicanos también se denominan a sí mismos “católicos”).  Un anglicano se pone muy intolerante y bravucón con los papistas, porque los clérigos dicen que todos los males de Inglaterra vienen de España y de Roma.

Por su parte, Escocia se segmentó de la Iglesia católica gracias a los esfuerzos del calvinista John Knox. De éste y sus tesis surgió la Iglesia escocesa (la Kirk) a mediados del siglo XVI. A partir de ahí, pese a tener gobernantes de corte católico y apoyados por los católicos en general, la Kirk y sus obispos se posicionaron separados del estado, siendo el rey de escocia simplemente un guardián, y no un líder de la Kirk.

En la práctica, la Kirk era tolerante, si bien los escoceses en sí no. El culto católico persistió sólo en territorios de las Highlands, de manera perseguida por ley. De hecho, tal era la persecución que quemaban seminarios y templos católicos escondidos en cuanto eran localizados.

Los miembros de la Kirk tampoco difieren mucho de un comportamiento católico, los hay más laxos y más radicales. Reivindican sus creencias ante los ingleses anglicanos siempre que pueden como defensa de su identidad cultural y rechazo ante la Unión ( Esto para los que piensan en contra de ella, otros no, claro)

El catolicismo. La Santa Madre Iglesia. La más importante, o eso dicen de los representantes de Dios en la Tierra. Presente en los estados italianos, España, Francia, Irlanda principalmente entre otros.

En España, La inquisición sigue campando a sus anchas, faltan todavía muchos años para que el tribunal de la santa inquisición deje de ejercer un férreo control sobre la fe de los españoles. La única opción si eres español es que seas católico romano.

Los estados italianos son prácticamente como España en eso, por lo que  cualquier personaje de ese origen puede aplicarse ambos

El final del siglo XVI vio el final de las guerras de religión con el edicto de Nantes, que aparentemente era una tregua entre católicos y protestantes. Sin embargo, en 1685, Luis XIV firmó el edicto de Fontainebleau, que prohibió el protestantismo en todo el territorio francés, acompañado de una fuerte persecución a los no católicos, expulsándolos de sus casas y obligándolos a convertirse. No era una buena época para los no católicos.

Las naciones que sí admitían protestantes o abiertamente no católicas, tales como Inglaterra, suiza, Prusia, países bajos, así como las colonias americanas de éstas, acogieron a todos los exiliados por religión (edicto de Postdam). Además, en Francia se produjeron múltiples sublevaciones como la de los Camisards unos hugonotes que se negaban a abandonar Francia.  en 1702, 1704, hasta que en 1715 se acordó la paz.

Irlanda es un caso especial, cuando San Patricio expulsó a las serpientes, referían a los Druidas y otras religiones. Sin embargo, el período entre 1691 y 1801 se conoce como el período de ascensión anglicana. Durante este período, los Irlandeses están controlados de facto por una oligarquía de nobles de ascendencia inglesa (anglicanos), que eran los propietarios de la mayoría de las tierras. Esta situación daba  como resultado a anglicanos mandando sobre sus empleados católicos.

Por tanto, la situación religiosa en Irlanda es que existe una mayoría católica, reconocida por el parlamento y con todos los derechos de un ciudadano.  Y una minoría presbiteriana (protestante) que se situaba en el Ulster (Irlanda del Norte), que podían tener propiedades pero por ejemplo, no votaban.

¿Y cómo se comporta un católico de entonces? Es una muy buena pregunta, porque es bastante ignorante de las sagradas escrituras si no sabe latín, idioma en el que escuchan la palabra de Dios, con sermones en su idioma natal que hablan del Inferno, del Purgatorio, del Cielo (también) la salvación a través de Cristo. El/la católico/a va a misa diaria, reza y se confiesa. Recibe la comunión y hace caso de todo lo que dice un sacerdote, que lo hace por su bien siempre. Mujeres y hombres lo hacen de manera diferente. Por lo general ellas suelen ser más beatas y hacer más caso a los curas, los hombres, por el contrario reciben una educación en algunos caso de hacer unas cosas y mostrar otras, pues no es oro todo lo que reluce. Al igual que en nuestros días mucha gente, y no sólo católicos, guardan las apariencias, no os creáis que no.

Con respecto a Holanda/Flandes/Países Bajos las distintas revoluciones religiosas han llevado a los países bajos a ser básicamente protestantes, tras el tratado de Westfalia en 1648, donde aglutinaron tanto regiones protestantes como católicas bajo su ala. La realidad es que cada grupo cultural estaba segregado naturalmente, aunque había cierta polarización hacia el protestantismo, se reconocían a todos los cristianos por igual. Si bien las oleadas de refugiados protestantes que huían de las persecuciones católicas se cobraron parte de esa tolerancia.

¿Y esta gente? Pues son más bien prosaicos,  los protestantes dicen tener mentes más abiertas que les permiten  ser más libres, pensar más en  filosofías, en el comercio, en la sociedad, en el pueblo. Pero si atendemos a lo que los clérigos protestantes proclaman en las congregaciones no difiere de católicos y anglicano en demasiadas cosas. El culto a la Virgen y los santos no existe, interpretan un camino individualizado hacia la gracia de Dios, muchas veces orientado en sus propios intereses.

Y finalmente hablaremos del ateísmo. Algo que existe ya en esta época, sobre todo en Colonias, pero nadie comenta ni habla por miedo interno, social, presión, etc… Ver de cerca la guerra, la enfermedad, el pecado y la depravación del hombre hace que algunas personas  se cuestionen si hay un Dios, ni un Cielo, ni un Infierno. Es raro en lugares civilizados, donde martillean los oídos con esas ideas y creencias para que sean incrustadas en las mentes del pueblo. Los gobernantes se valen de estas creencias y las manipulan para conseguir unos siervos sumisos, mientras las clases altas  se reparten en los que viven por esas leyes de Dios y los que las ignoran, porque a fin de cuentas, no les va a pasar nada en esta vida. Empiezan a surgir pensadores y científicos que expresan ideas humanistas hacia un siglo de luces y revolución, pero aún queda un tiempo para eso.

Sería demasiado largo de contar el estilo de vida de cada creyente  y tenéis muchas páginas web que pueden mostrároslo, así como algunas de las películas y series que hemos reseñado. Si tienes especial interés en incidir con el comportamiento religioso de tu personaje, consúltalo con un organizador.


“Some religious doctrines are practical and some speculative. Both consist in the knowledge of truth, but ·they differ in how they relate to the human condition·: speculative propositions terminate simply in the understanding, while practical ones relate to the will and to conduct.” – Locke, John. A Letter about Toleration. 1689.

conflicto

Funcionamiento del evento

Estamos a dos semanas del evento y es importante que recordemos algunos puntos básicos de su funcionamiento.

Tú eres tu propio máster

Al empezar el evento, los organizadores comenzaremos a interpretar un personaje que mantendremos durante todo el fin de semana. A partir de este punto desaparece la figura de organizador o máster, exceptuando situaciones de peligro real o accidentes, para las que tendremos a un organizador de guardia en la taberna en todo momento.

Para todo lo demás, vosotros mismos debéis ser responsables de vuestro personaje; cualquier duda que no hayáis resuelto antes de empezar el mismo, decidid sobre la marcha el curso de acción que creáis más adecuado y recordad que estamos aquí para contar una historia entre todos, no para ganar.

Al fin y al cabo, estamos en un evento de carácter histórico y no existe la magia, por lo que usando el sentido común, siempre podréis decidir si vuestro personaje es capaz de realizar una acción determinada.

Si tenéis dudas históricas o sobre el día a día, intentad preguntar dentro de juego al organizador más cercano; tenemos nuestros personajes repartidos para que siempre tengáis una excusa dentro de juego para consultarnos prácticamente cualquier cosa.

Niveles de intensidad emocional y física

Por el tipo de evento y por la época que estamos representando, es fácil que se den escenas de alta intensidad emocional o física. Sabemos que algunos de vosotros no queréis participar en ellas, por lo que ponemos a vuestra disposición un sistema para marcaros como jugadores de baja intensidad y que el resto lo tenga en cuenta. Todo aquel que porte un brazalete blanco será considerado jugador de baja intensidad.

Para el resto de jugadores, ya que no todos nos conocemos ni sabemos los límites de cada uno, ponemos dos herramientas a vuestra disposición para regular el nivel de intensidad sin llegar a usar palabras de seguridad ni salirnos de juego.

-Si piensas que una escena está siendo menos intensa de lo que debería, pero no estas seguro si el otro jugador se va a sentir cómodo, dale una palmada en el hombro, como un pequeño empujón, para indicarle que puede subir el nivel si quiere.

- Si ves que la intensidad de una situación te puede hacer sentir incómodo, dále dos palmadas en el hombro a la persona que esté llevando esa escena para indicarle que intente rebajar un poco el nivel.

-Si la escena se ha descontrolado totalmente y no ves que puedas indicar que se baje el nivel, ni salir de ella sin romperla, utiliza la palabra de seguridad “Tente” para detener la escena por completo.

Combate y armas

Como indicamos en las pautas de juego, en la partida usaremos armas de foam para cuerpo a cuerpo y de restallante para armas de fuego. Si aún no estáis seguros de lo que puede llevar vuestro personaje, consultadlo con los organizadores cuanto antes.

No vamos a pasar test de armas puesto que es responsabilidad de cada uno llevar armas seguras para el resto, no de la organización. Tened mucho cuidado con ello, ya que si vemos durante el evento algún arma o comportamiento que pueda conllevar un riesgo para los demás nos reservamos el derecho a sacaros del mismo temporal o definitivamente.

Recordad que vosotros seréis siempre los responsables de decidir sobre vuestras heridas. Lo normal es que un impacto claro de un arma sobre una zona desprotegida hiera o inutilice el lugar que lo recibe, y los golpes en lugares vitales podrían provocar la muerte o lesiones serias.

Por último, recordad que tenéis a vuestra disposición las pautas de juego en el blog:

http://relatosdeultramar.azurewebsites.net/es/pautas-de-juego/

“God gave us the burden of freedom. You chose your crime. Do you have the courage to choose your penance? Do you dare do that?” - Father Gabriel, The Mission

Cantina

Queen’s Pride

La taberna de Velada, “Queen’s Pride”, regentada por Anika Voss, una de las primeras trabajadoras por contrato que obtuvo su libertad, permanece abierta 24 horas al día.

Las comidas serán en partida y se servirán en la taberna desde las 13h y desde las 20h hasta que finalice el plato del día, pagando con moneda de juego. Anika es conocida por su mal carácter, por lo que no se recomienda intentar comer fuera de hora.

A cambio os deleitará con platos de auténtica cocina caribeña que han absorbido la tradición de tres culturas. Usando los productos del lugar junto con  las especias traídas por bravos lobos de mar a través de las tormentas y peligros desde lejanas costas orientales ella recreará las recetas más antiguas de añorada isla de gran Bretaña. En el menú encontraremos sancocho de rabo de toro, biscuits, porridge y carnes asadas al puro estilo bucán.

Se pueden adquirir, fuera de los horarios de comida:

  • Chupitos de ron blanco y negro o de whisky traido de la añorada Escocia: 1€
  • Café nespresso: 1€
  • Cerveza: 1€
  • Mejunjes de Anika en cantidades generosas: 3€
    • Santo Domingo (Mojito)
    • Sangre Pirata (Sangría)
    • Agua de la Florida (Agua de Valencia)
    • Piña Colada
    • Ron Punch (Grog a base de ron moreno y especias)
  • Matadiablos (monster), servido sin su anacrónico envase: 2€
  • Tortitas tanto dulces como saladas 1€
  • Pinchos con fruta y carne marinada: 1€

Para los pagos con dinero real, habrá que traer efectivo, pero para evitar tener que llevarlo en partida, se podrá pagar previamente y que a partir de ese momento te descuenten las consumiciones de “tu cuenta”. Al final del evento se te devolverá lo que no hayas gastado.

No prohibimos traer alcohol al evento, sabemos que existe contrabando en la isla y como tal será tratado durante el juego, rogamos, eso sí, que nos deshagamos de los molestos elementos anacrónicos que rompen la inmersión.

Por otro lado, necesitamos que cada jugador traiga su menaje a la partida. Un ejemplo del tipo de menaje que podría encajar en la época, son los vasos y platos de barro que podéis encontrar en cualquier chino.

“And he took another swallow of the brandy, shaking his great fair head like a man who looks forward to the worst.” - Robert Louis Stevenson, Treasure Island

“¡Preparad vuestras cucharas y cuchillos, ansiosos! Pero no os peleéis, pues los bancos rotos y alcohol vertido sin razón se paga con una montaña de platos por lavar. Y créedme, ¡no os va a gustar!” - Anika Voss

2e1505409b72afcfbea64aa3cc64e0f2

Guía de vestuario s.XVIII

Una de las colaboradoras del evento, Aryanna CHTK, ha redactado está completísima guía de vestuario del siglo XVIII.

Guía de Vestuario

No olvidamos que En Costas Extrañas es un evento de LARP, no de recreación histórica, por lo tanto, tomad la guía como consejos útiles o curiosidades, a la hora de la verdad, con que consigáis un vestuario que no desentone es suficiente.

Si tenéis dudas concretas o estáis pensando en un encargo, podéis hablar directamente con Aryanna.

“Whosoever commands the sea, commands the trade; whosoever commands the trade of the world, commands the riches of the world, and consequently the world itself.” - Sir Walter Raleigh

FRC Indentures 1788-1823_001

Sirvientes por contrato, servitud temporal

La mayoría de trabajadores en las colonias británicas de América y el Caribe entre 1600 y principios de 1700 no eran esclavos negros sino europeos blancos. En su gran mayoría, hombres y mujeres pobres venidos de Inglaterra con contrato para ciertos años en las colonias a cambio del viaje a las Américas, ropa y comida. Estos “sirvientes por contrato” tenían pocos derechos mientras servían a sus “propietarios”; pero una vez cumplian con sus contratos (después de un periodo de entre cuatro y siete años) obtenían la libertad.

Antes del viaje: La mayoría de los “spirits”, la gente que reclutaba sirvientes, frecuentaban los suburbios de Londres, Bristol y otros puertos. No era dificil que encontraran victimas hambrientas que, tras un plato de comida caliente y bastante bebida, firmaran cualquier cosa. Una vez firmado el contrato, los llevaban a la oficina central, donde se les retenía y vigilaba para que no escaparan hasta que el próximo barco estuviera listo para partir. Tampoco era extraño que subieran a un borracho a bordo de un barco, sin contrato firmado y por lo tanto pudiendo imponerle condiciones mucho peores ya que no existía alternativa. Los niños también eran un objetivo codiciado, que en ocasiones se capturaba a la fuerza.

El viaje: El viaje en barco a América duraba entre ocho y doce semanas. Los sirvientes viajaban hacinados, muchas veces encerrados y sin posibilidad de salir al exterior o tener aire fresco durante todo el viaje. Les daban una ración de pan para el viaje, pero no era extraño que alguno muriera durante la travesía.

Llegada a la colonia: Algunos sirvientes llegaban con su contrato ya firmado para trabajar en una plantación. Otros, en cambio, eran vendidos al llegar del mismo modo que los esclavos. Podíamos encontrar por ejemplo este anuncio en la Virginia Gazette:

“Just arrived at Leedstown, the Ship Justitia, with about one Hundred Healthy Servants, Men Women and Boys. The Sale will commence on Tuesday the 2nd of April.”

Trato: Los sirvientes tenían pocos derechos. Sin permiso de sus propietarios no podían casarse, salir de casa, viajar o realizar cualquier actividad de compra o venta. Frecuentemente, las trabajadoras sufrían violaciones sin tener recurso legal posible. Los propietarios y capataces muchas veces utilizaban látigos y les daban palizas.

Trabajo: La mayoría de sirvientes por contrato acababan trabajando en plantaciones de tabaco o azúcar en las colonias. Este trabajo era especialmente duro para europeos no acostumbrados esa clase de esfuerzo, especialmente bajo el duro sol del Caribe. No era extraño que recibieran golpes para conseguir que trabajaran más rápido.

Al completar el contrato: Muchos propietarios buscaban formas de extender los contratos de trabajo, acusando a los sirvientes de robo, de dejar embarazada a una trabajadora, etc. Aún así, muchos sirvientes sobrevivían a los años de trabajo. Una vez liberados, los propietarios estaban obligados a proporcionarles ropa, dos azadas, tres barriles de maíz y cincuenta acres de tierra.

“God cannot approve of a system of servitude, in which the master is guilty of assuming absolute power – of assuming God’s place and relation towards his fellow-men.” - Gerrit Smith

Esta no es la típica historia de piratas

Esta no es la típica historia de piratas

Desde que anunciamos este evento hemos recibido muchas preguntas. Antes de abrir inscripciones, creemos que es importante responder a algunas de ellas públicamente para que seáis conscientes del tipo de evento en que nos gustaría que participárais.

¿Es esta una partida “de piratas”?

No. Es un vivo ambientado en el inicio de la edad dorada de la piratería. El foco principal es descubrir qué llevó a tanta gente en esa época a vivir fuera de la sociedad. Decidir renunciar a su patria, viajar bajo bandera negra y convertir el crimen en una forma de vida. Una vida corta y feliz. Queremos que más allá de las visiones románticas sobre el tema que podemos encontrar en la ficción actual, intentemos ver el tremendo problema que suponía en esa época, los motivos de que existiera y las implicaciones.

La partida tiene lugar en una plantación, Velada es una isla bajo bandera inglesa y por lo tanto sujeta a la observancia de su ley. No va  a haber nadie que pueda decir abiertamente que es un pirata sin riesgo de ser colgado. Obviamente, siendo personajes de la época, en un momento donde la piratería, por muchos motivos, estaba infestando los mares, es fácil tener una cierta relación con ello y va a estar en boca de todos.Sin embargo, esto no va a ser en ningún caso una reunión de tripulaciones piratas como las que se darían en Nassau unos años más tarde.

¿Es este un evento costumbrista?

Queremos que el evento tenga una gran carga de costumbrismo, pero no deja de ser LARP, por lo que nos centraremos en las relaciones entre personajes, sus emociones, sus metas, sus conflictos. Para ello, la idea es que sea un fin de semana en la vida de otro individuo, no un fin de semana donde tu personaje esta de “vacaciones”. El objetivo es que durante un fin de semana seas capaz de identificarte con otra persona en su día a día, en sus relaciones con sus familiares y vecinos y en su interacción con el duro entorno de la vida en las fronteras del mundo civilizado.

Entonces ¿Me voy a pasar el día trabajando como un esclavo?

Vamos a intentar que los tiempos de trabajo sean mínimos, ya que no deja de ser una actividad de ocio, pero van a formar parte del día a día y van a dar pie a que interactuéis entre vosotros como lo haría vuestro personaje con sus compañeros y familiares… y con los extraños.

No todos los personajes viven el mismo día a día, de modo que dependiendo de vuestras preferencias en el formulario de inscripción y las conversaciones con vosotros durante la fase de diseño de la partida trabajaremos en un personaje u otro, intentando adecuarlo a vuestras expectativas, pero sin perder el foco del evento.

“It is rare for people to be asked the question which puts them squarely in front of themselves”― Arthur Miller, The Crucible

image_update_b642f8a865555aa1_1376326093_9j-4aaqsk

La Guerra de Sucesión

1 de Noviembre de 1700. Carlos II de España, un monarca débil e incapaz fruto de años y años de consanguineidad en la dinastía de los Austrias, muere sin descendencia y deja vacío el trono del  Imperio más poderoso de la época. El astuto Rey Sol, Luis XIV, ve estos acontecimientos como una oportunidad de oro y reclama el trono para su nieto Felipe de Anjou. Considerando la unión entre Francia y España como un peligro para la estabilidad europea, Inglaterra, Prusia, Austria y Holanda forman una Alianza contra la unión entre España y Francia. Comienza así la Guerra de Sucesión Española.

Dado el extenso patrimonio del imperio español, la guerra se traslada también a los océanos y a las colonias del Nuevo Mundo convirtiendo los mares en campos de batalla. La Alianza pronto descubre que esta guerra no se decidirá hundiendo navíos de guerra, sino cortando las vías de suministro por mar de Francia y España. Y el corazón de ese comercio está en el mar del Caribe.

Cientos de marinos, tanto ingleses como franceses y españoles, se harán a la mar en busca de suculentas presas mercantes al amparo de patentes de corso firmadas por Luis XIV o por la reina Ana de Inglaterra. A los primeros suele empujarles un deseo de protección, a los segundos les mueve el ansia de saqueos y botines.

Llega el año 1713, y los fuegos de la guerra se apaciguan en la vieja Europa. A partir de una serie de tratados, la orgullosa España cede parte de sus territorios y derechos a Inglaterra y rompe el estricto monopolio comercial que había mantenido en las Américas hasta entonces. Se pone límite a las ambiciones del rey Luis y el reino de Inglaterra se posiciona como el nuevo poder emergente en los mares. Por primera vez en décadas, reina la paz en el Nuevo Mundo.

Sin embargo, no todos reciben esa paz con alegría. La guerra de Sucesión o “Guerra de la reina Ana” ha creado una nueva raza de marinos ingleses que han hecho del robo y el asesinato la única forma de vida que conocen. Cada vez más resentidos con la corona inglesa, muchos de estos antiguos corsarios deciden seguir adelante con su oficio, atacando las naves de todas las naciones bajo el amparo de una nueva bandera negra. Así empieza el primer acto de lo que hará temblar toda vida civilizada en el nuevo mundo, la Edad Dorada de la Piratería.

“Pero los barcos no están hechos más que de tablas; los marineros no son sino hombres; hay ratas de tierra y ratas de agua; ladrones de tierra y ladrones de agua; quiero decir piratas.”  – William Shakespeare. El Mercader de Venecia.

11160103_10205447331876316_912706818_n

La Experiencia

Cuando un equipo afronta un reto como este, siempre imagina una experiencia para el jugador. Nos gustaría que “En Costas Lejanas” fuese un vivo de ser, no de hacer.
Queremos que juegues a perder, a sentir, a dejarte llevar por tu personaje, que lo hagas crecer emocionalmente en este fin de semana. Queremos que te enfades, que llores, que te rías como lo haría él o ella. Que vivas la experiencia de ser un mercante, un náufrago o un trabajador de la plantación.

No existen objetivos y pretendemos que la mecánica del juego no interfiera en la experiencia. Por eso dormimos en nada cómodas tiendas de campaña, acompañados por personas quizá desconocidas para ti, pero conocidas para tu personaje (si lo aceptas en el formulario, claro).

Por eso no hay pausas para la comida, ya que comemos en partida y usamos moneda de juego para pagar por nuestros bienes, tendremos que tener cuidado y guardar unos cuantos peniques para poder comer (aunque siempre habrá formas de asegurarse de no pasar hambre).

Por supuesto que plantear un proyecto con esta premisa es arriesgado. Porque lo que suceda finalmente no va a depender de nosotros, sino de las acciones y decisiones de los jugadores.

Nosotros ponemos las ganas, mucho esfuerzo y la ilusión. Y tú, ¿quieres vivir la experiencia?

“It is not down on any map; true places never are.” - Herman Melville, Moby-Dick; or, The Whale